Fiestas

FESTES MARE DE DÉU | PORT DE POLLENÇA

Viernes, 5 Jul 2019 a Martes, 16 Jul 2019
Port de Pollença
Llegan al Puerto de Pollença las conocidas "festes del Moll". Unas fiestas con un programa repleto de actividades que no te puedes perder. 

Todo el programa de actividades: AQUÍ

null
También podría interesarte...
Cultura
null
AYUNTAMIENTO DE POLLENÇA
El municipio de Pollença, en el contexto insular, se encuentra en la comarca de la Serra de Tramuntana, y colinda con el municipio de Escorca al suroeste, el de Alcúdia en el sureste y los de Campanet y Sa Pobla en el sur; el resto del término limita con la línea de costa. Es el municipio más septentrional de la isla de Mallorca.


MERCADOS EN POLLENÇA
Desde tiempo inmemorial cada domingo se hace en Pollença un mercado semanal de productos agroalimentarios en la plaza Mayor. Actualmente, también ocupa otros lugares de la población, como la plaça de ca les Monnares y otras calles adyacentes, en los que también se ponen a la venta productos manufacturados y/o artesanales. Se puede decir que la asistencia de vendedores es importante, como también lo es la de compradores, tanto autóctonos como turistas.

En el Puerto de Pollença en 1984 se creó oficialmente el actual mercado semanal de los miércoles, aunque desde los años 50 había, uno o dos días por semana, varios puntos de venta sin ninguna ordenanza que los regulase. Actualmente, el mercado del miércoles ha cogido una gran importancia, especialmente durante el verano dado que cuenta con una gran afluencia de turistas.


FERIAS Y FIESTAS EN POLLENÇA

Sa Fira
El cuarto domingo después de Sant Lluc (día 18 de octubre) se celebra la Fira de Pollença (normalmente el segundo domingo del mes de noviembre). Sa Fira goza de una larga tradición histórica; el primer dato documental corresponde al 1784, aunque en esa fecha ya hacía mucho tiempo que se celebraba.
Actualmente, los días de feria son el sábado, el domingo (día de la feria) y el lunes (segunda feria); lo que quiere decir, respecto de épocas no muy lejanas, que ha desaparecido el Firó, es decir, el martes que cerraba las fiestas. Precisamente para intentar enderezar Sa Fira, en 1984 se creó la primera Muestra de Artesanía en el incomparable marco del Claustro de Santo Domingo, muestra que a partir de esos momentos se ha convertido en uno de los rasgos identificativos de Sa Fira de Pollença y que ha contribuido de forma notable a su recuperación.

Fira de la Mar
En 2006 el Ayuntamiento, con la colaboración de los pescadores del Puerto de Pollença, organizó la primera feria dedicada a la pesca y en todo lo que rodea esta actividad. Desde 2010 es la propia Cofradía de Pescadores la que se encarga de su organización en el marco de las fiestas de Sant Pere.

Fira del Vi
Exposición y mercado extraordinario de vinos de Mallorca que organiza la asociación pollensina "Vi primitiu" desde 2004 y que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Pollença. Habitualmente se celebra el mes de abril en el recinto del Claustro de Santo Domingo. Su nivel de aceptación crece año tras año, prueba de ello es que la feria se ha convertido en un auténtico referente del sector en toda la isla y en un atractivo turístico de primer orden, con una gran presencia de visitantes, cada vez más especializados en el campo del vino, la restauración y la enología.


FIESTAS EN POLLENÇA

Sant Antoni (17 de enero)
Lo más característico de esta celebración son las hogueras y el pi de Sant Antoni. La tarde del sábado del santo, el 16 de enero, tiene lugar el concurso de hogueras. Se trata de montones de leña con figuras alegóricas al santo o en la tradición local, que son encendidos entrada la noche.

La subida al pino es el verdadero plato fuerte de la fiesta. Antiguamente era costumbre cortarlo de una posesión diferente cada año y plantarlo el sábado de la fiesta en la Plaça Vella. En la actualidad, una multitud de pollensines va a buscar el pino después de la cabalgata -o benditas de animales- la mañana de Sant Antoni, sobre el mediodía. El lugar elegido es, invariablemente, la posesión de Ternelles. El pino, previamente cortado y descortezado, es de gran tamaño, de entre 20 y 24 metros de altura. Después de comer, es estirado por voluntarios hasta la Plaça Vella de la ciudad, donde es enjabonado. Seguidamente se planta en el mismo lugar y los jóvenes se disputan el honor de ser los primeros en subir hasta la ramera, donde hay un gallo y una bolsa con papelinas.

Sant Sebastià (20 de enero)
Es el antiguo patrón de invierno de Pollença, aunque su popularidad en el día de hoy ha sido sobrepasada por Sant Antoni.

Se conserva una interesante procesión en honor de Sant Sebastià, en la que destacan los caballos que danzan al son del flautín y el tamborino, -dos chicos dentro del cuerpo de un caballo de cartón y el estandarte, que simboliza el santo con una gran bandera que es ondeada de forma rítmica y característica. Los caballos y el estandarte también participan en el oficio previo a la procesión y en las tablas que se hacen posteriormente, hoy reducidas al baile alrededor de una hoguera en medio de la plaza Mayor y en algunos puntos escogidos de la villa. Las figuras del estandarte y los caballos no han estado ausentes de la cultura popular, que ha generado dichos que describen con gracia algunos de sus rasgos característicos.

Semana Santa
El evento por excelencia que simboliza la Semana Santa pollensina es el Descendimiento del Viernes Santo. Considerado de interés turístico desde 1968, consiste, básicamente, en el desenclavamiento de un Santo Cristo articulado arriba del Calvario y su posterior bajada por los 365 escalones de acceso a la colina hasta llegar a las calles de la villa, desde donde la comitiva se dirige la parroquia de la Virgen de los Ángeles.

También hay que señalar la procesión del Jueves Santo que tiene como rasgo más original, desde mediados de la década de los sesenta del siglo XX, una serie de cuadros plásticos situados a lo largo de su recorrido, y que representan pasajes de la Pasión de Cristo.

El lunes se celebra el típico pancaritat el Puig de Pollença, también dicho de María.

Corpus Christi
El Corpus Christi conserva las águilas y Sant Joan Pelós (Sant Joan Baptista), que salen a la característica procesión que recorre las principales calles del casco antiguo. Algunos autores las relacionan con el gremio de los tejedores de Pollença, pero otros les confieren un carácter civil y heráldico que tendría el águila de Barcelona como la mayor de todo el ejército, pasando por los que les atribuyen un carácter estrictamente religioso. Son similares a los caballitos, pero en este caso se trata de dos chicas dentro del cuerpo de dos águilas de cartón, profusamente adornadas con joyas exclusivamente dejadas para la ocasión. Cabe decir que su indumentaria actual está repleta de reminiscencias del siglo XIX, aunque su música nos lleva a la edad medieval. Sant Joan Pelós, por su parte, es un joven que danza ante las águilas, con la cara escondida bajo una máscara que figura el Santo, con un cordero en un brazo y en el otro una cruz.

Sant Pere y la Mare de Déu del Carme
En el Puerto de Pollença se hace fiesta por Sant Pere, patrón de los pescadores y de la primitiva vicaria. Durante unos días, alrededor del 29 de junio, hay ball de bot, encuentros de xeremiers, conciertos, homenajes a antiguos pescadores, habaneras, feria marinera ... Por otra parte, día 16 de julio, en honor de Mare de Déu del Carme (actual patrona de la parroquia del Puerto) se hace un recorrido en barca por la bahía de Pollença, además de toda una serie de actos religiosos, cívicos y culturales. De entre ellos destaca el pregón que abre las fiestas, las verbenas, los conciertos, bailes populares y un largo etcétera.

Fiestas de Cala Sant Vicenç
En la Cala de Sant Vicenç desde 1984 se celebran a lo largo de los primeros días de julio unas fiestas que incorporan una serie de actos deportivos, recreativos, culturales y religiosos.

La Patrona, Mare de Déu dels Àngels
El 2 de agosto, día de la Mare de Déu dels Àngels, es el día de la Patrona de Pollença, la fiesta mayor por excelencia. Desde 1970 las fiestas comienzan con el pregón, que es leído en el Claustro de Santo Domingo. De entre los actos cívicos destaca la tradicional Alborada, que fue interpretada en 1882 por primera vez y de la que es autor Nicolás de Castro. El baile de los cossiers se ha convertido en uno de los actos importantes de la Patrona desde que en 1981 fueron recuperados después de 71 años de su desaparición y, además, fueron incorporados a estas fiestas ya que antes bailaban por Sant Pere.

El simulacro de Moros y Cristianos se ha convertido con el paso del tiempo el acto más importante y característico de la Patrona. Básicamente, se trata de la conmemoración de la victoria de los pollensines (cristianos) sobre los corsarios (moros) de Dragut, que la noche del 30 al 31 de mayo de 1550 atacaron la villa de Pollença. La primera noticia del simulacro fecha de 1860, aunque podría haber comenzado unos años antes.