Cultura más adelante en Manacor

Cultura
null
AYUNTAMIENTO DE MANACOR
Manacor se localiza en la zona oriental de la isla de Mallorca. Con un litoral de 27 Km. y una extensión de 260,22 Km. cuadrados, es el segundo término más grande de Mallorca. En el interior se localizan la ciudad de Manacor, Son Macià y Son Negre, y en la costa Porto Cristo y s'Illot, y las urbanizaciones de Cala Murada, Cala Domingos, s'Estany d'en Mas, Cala Mendia, Cala Anguila y Cala Morlanda.
El relieve es poco pronunciado con una altura media de unos 125 m y compuesto por tres áreas muy diferenciadas entre sí:
La zona del Pla, donde se encuentra el principal núcleo urbano, se caracteriza por su llanura tan sólo interrumpida por el Vall de la Nou, en cuyas tierras calcáreas de color oscuro - rojizo se han alternado, tradicionalmente, los cultivos de cereales con huerto y viñas.
La Marina consiste en una plataforma de 4 km de ancho, aproximadamente, inclinada hacia el mar y compuesta por molasas (piedra arenisca blanca). La combinación de estos terrenos calcáreos y de los agentes atmosféricos ha favorecido la aparición de diversas formas de erosión cárstica, originando numerosas cuevas, simas, hondonadas y deslizamientos.
Son numerosas las cavidades naturales existentes, con predominio de cuevas, entre las cuales destacan por su singular belleza las de Drach, las de Hams y el conjunto de las cuevas del Pirata.
Un ancho abanico de calas embellece la costa de Manacor: Cala Moreia, Cala Morlanda, Cala Petita, Porto Cristo, Cala Anguila, Cala Mendia, s'Estany d'en Mas, Cala Falcó, Cala Varques, Cala Sequer, Cala Magraner, Cala Virgili, Cala Bota, Cala Antena, Cala Domingos y Cala Murada.
Los torrentes constituyen la base hidrológica del municipio. En el torrente de na Borges, con una superficie de 338 km2 de cuenca hidrográfica, afluyen los torrentes de Son Caules, el de Conies y el de Son Cifre, y desemboca en la bahía de Alcudia. El resto nace en los montes interiores, atraviesa la Marina y desemboca en la costa.
La vegetación muestra las comunidades vegetales propias de Mallorca y la superficie forestal representa poco más del 20 %. El acebuche y el palmito del monte bajo se extienden por la Marina, con especies como la estepa joana (Hypericum balearicum), el lentisco (lentiscus), el heno (fenum), el romero (ros maris) y el brezo. El pinar se desarrolla en la zona montañosa y el encinar es prácticamente inexistente. En la costa encontramos, entre otros, el hinojo marino y la aulaga, mientras que en las playas el cardo marino ha casi desaparecido. Son frecuentes el tamarindo y el cañaveral en las zonas más húmedas.
La zona de cultivo supone el 74 % de la superficie, estando el paisaje agrícola muy determinado por la presencia de almendros, cereales e higueras y, en menor instancia, por algarrobos y viña. El cultivo de hortaliza se centra en el melón, el pimiento y la lechuga.

Los primeros indicios de presencia humana en los territorios que hoy en día ocupa el término municipal de Manacor se remontan a la época pretalayótica (2000-1200 a.C.), aunque la llegada del hombre a Mallorca se sitúa en el quinto milenio a.C., aproximadamente. De este período destacan las cuevas artificiales como lugar de enterramiento (cova de s'Homonet en Son Ribot, Mitjà de ses Beies en Sa Sínia Nova, etc.), y las navetes, construcciones aisladas o agrupadas en poblados, utilizadas como habitáculos (sa Marineta, s'Hospitalet Vell, etc.)
Sobre el año 1400 a.C., se produjo un cambio estructural en la prehistoria mallorquina y nació la cultura talayótica, caracterizada por su arquitectura. En este periodo surgen los talayots, grandes torres construidas a base de enormes piedras, de los cuales hay grandes vestigios por todo el término. Los poblados talayóticos más destacado son los de s´Hospitalet Vell, es Boc i Bellver, así como las construcciones de Bendrís, Son Sureda y Sa Gruta, entre otras.

La presencia griega en el Mediterráneo Occidental y la fundación de Ebusus en el año 654 a.C. como colonia Púnica trajeron consigo grandes cambios para la población talayótica, a partir de entonces inmersa en el llamado "mundo de las colonizaciones". Los contactos con las culturas clásicas introdujeron nuevas formas de vida así como creencias. En el año 123 a.C., Quintus Caecilius Metellus conquistó Mallorca, empezando un irreversible proceso de romanización.

En Manacor, son numerosos los objetos romanos encontrados en el fondo marino de Porto Cristo, aunque la mayor abundancia de datos correspondientes al Bajo Imperio se encuentra en Manacor. Las basílicas de sa Carrotja y de Son Peretó evidencian la existencia de comunidades cristianas bien consolidadas.
Durante los siglos VIII y IX, las principales potencias mediterráneas, Bizancio, el Islam y el reino Carolingio, parecen haberse olvidado de las Islas Baleares, efectuándose sólo alguna que otra incursión islámica contra las islas, las cuales terminan en el año 902 con la rendición catalana al Emirato de Córdoba.
Las diferentes etapas islámicas se prolongaron hasta el 1229, año de la conquista catalana de Mallorca. El mundo islámico en Manacor se plasma en las comunidades campesinas de entonces, dispersas en alquerías y rafals. De esta época se han encontrado solamente fragmentos de cerámica, y también se conservan algunos topónimos que podrían tener un origen árabe o bereber.

El origen de la ciudad de Manacor se remonta a épocas anteriores a la dominación islámica, como lo demuestran los restos encontrados en los alrededores de la iglesia parroquial actual.
Ya en el año 1300, Jaume II concedió el estatuto de villa a Manacor, que contaba en esos momentos con una población de cierta relevancia y con una parroquia datada en el año 1236, cuya existencia queda probada en los distintos documentos encontrados. De los inicios urbanísticos se han conservado la Torre del Palau y la fortificación de algunas casas rurales como la Torre de ses Puntes y la Torre dels Enagistes. De la época medieval hay que considerar el papel relevante de Manacor en los conflictos sociales con el protagonismo de un personaje destacado, Simó Tort.
En cuanto a la evolución urbana y social, los hechos más notables fueron la fundación del convento de Sant Vicenç Ferrer por la Orden de los Predicadores en el año 1576, iniciándose, al mismo tiempo, la construcción de la iglesia barroca y el nacimiento de la barriada de Fartàritx, donde se concentran los molinos de viento que marcan la fisonomía de esta zona de la ciudad. A principios del siglo siguiente, la mencionada orden comenzó el claustro. Con la desamortización del año 1835, los bienes de la orden pasaron a manos del estado, destinándose las dependencias del claustro a servicios municipales y a juzgado.
Hasta el siglo XIX la economía de Manacor se basaba en la agricultura, cultivos de cereales, viña y ganado ovino, aunque también los sectores del textil, de la alimentación y de la alfarería tenían cierta importancia.
El siglo XIX marcó el inicio de la transformación que convirtió a Manacor en lo que es hoy. Aumentan las actividades industriales dedicadas a la elaboración de productos agrícolas, apareciendo los molinos de viento y una fábrica de aguardiente. Desde la segunda mitad del siglo, la fabricación de muebles fue una de las bases de la economía, continuando también las alfarerías y la elaboración de licores y vinos.
En 1879 se inauguró la línea de ferrocarril Inca - Manacor y en 1902 se fundó la primera fábrica de perlas artificiales, convirtiéndose con ello en el centro comercial e industrial del levante mallorquín. Desde 1912, Manacor posee el título de ciudad.
El desarrollo de la actividad económica modificó no sólo las costumbres de la ciudad, sino también originó un fuerte impacto urbanístico, iniciado a finales del siglo pasado con la construcción de la nueva iglesia parroquial Nostra Senyora dels Dolors, ubicada sobre los cimientos de las iglesias anteriores, de las cuales la más antigua está documentada en el año 1232 y posiblemente erigida sobre una mezquita árabe (hallazgo de una inscripción funeraria expuesta en el Museo Diocesano de Palma). El campanario, su elemento más emblemático, se encuentra hoy en obras. También se edificaron algunos de los caserones de las calles Nou, Major, Pius XII, Bosch, etc. Al mismo tiempo, se expandieron y consolidaron las barriadas históricas de Fartàritx y es Barracar y se crearon nuevas urbanizaciones alrededor de la estación del ferrocarril y de na Camel·la. En los años 60 se le suma el turismo con la consiguiente construcción de hoteles y de urbanizaciones. En la actualidad, el crecimiento urbanístico más destacado se concentra en las nuevas áreas de los centros escolares y en los ensanches de los paseos del Port, de Fartàritx y del Ferrocarril.

PATRIMONIO Y CULTURA EN MANACOR

  • IGLESIA Y CLAUSTRO DE SANT VICENÇ FERRER  
Estos dos edificios se encuentran en la plaça del Convent, en el centro de Manacor.
La Iglesia se comenzó a construir en el año 1597 y se abrió al culto en 1617. Ésta es la típica iglesia conventual mallorquina de nave única y capillas entre los contrafuertes, con persistencia de esquemas compositivos góticos y sentido de moderación y austeridad, si exceptuamos la capilla del Roser.
El frontis presentaba originalmente el portal dintelado bajo un arco de medio punto, con la figura del titular, San Vicente Ferrer.
A la izquierda del frontis hay un pequeño campanario con acabado piramidal. En el interior predomina también la austeridad, aunque hay cierto aire barroco por la aplicación de los dorados a los motivos ornamentales. De entre todas las capillas destaca la del Roser, que está situada a la derecha de la nave. En esta capilla, que puede actuar como pequeño templo con sus propios retablos, capillas y altar en el interior del templo mayor, es donde podemos observar la más exuberante muestra de barroco religioso de Manacor, con todo el espacio arquitectónico ricamente esculpido. Otro elemento muy destacado es el órgano tubular, construido probablemente hacia finales del siglo XVII o principios del XVIII.
Se celebra una misa cada domingo a las 20h (excepto los meses de julio, agosto, hasta el 15 de septiembre).
La construcción del claustro se inició a mediados del siglo XVII y continuó hasta una fecha indeterminada del siglo XVIII, probablemente hasta 1744. La estructura sigue una planta rectangular rodeada de un patio central y consta de planta baja y piso. El conjunto sigue el esquema barroco, en el que destacan las columnas y pilastras decoradas. El claustro forma parte del recinto conventual y constituye un edificio que originalmente estaba cerrado al público y utilizado únicamente por los frailes del convento. Durante la desamortización de 1835 los bienes de la orden pasaron a manos del Estado y el claustro fue asumiendo diferentes utilidades: oficina de telégrafos, prisión. Actualmente se usa como dependencias municipales.
En el año 1919 fue declarado Monumento Nacional. Durante los años 2005-2006 se hizo una restauración integral del claustro.

HORARIOS
- El claustro se puede visitar de lunes a viernes de 8 a 20h, y sábados de 9.30 a 13.30h. Entrada libre.
- La iglesia de lunes a viernes de las 10 a las 13 h (julio y agosto cerrado). Entrada libre.

  • SA BASSA Y ALREDEDORES 
Situada en el barrio del centro de Manacor, sa Bassa es un punto de encuentro para los manacorines. Ofrece una amplia gama de comercios y es el lugar donde se ubica el mercado artesanal todos los sábados por la mañana.
Está rodeada por un conjunto histórico-artístico con la existencia de casas señoriales de los siglos XVII, XVIII y XIX. Tiempo atrás había una alberca o abrevadero para los animales de una finca de los alrededores.

  • TORRE DEL PALAU
Situada en la zona peatonal del centro de la ciudad, plaza del Rector Rubí.
Es el único elemento que se conserva del antiguo Palacio Real del siglo XIV, construido por Jaume II como residencia temporal de los reyes de Mallorca. La torre es de planta cuadrada y guardaba la cámara real.

- Horario de visitas:
Lunes y sábados de 9.30 a 14h.
- Entrada gratuita.
- Tel. 971 84 91 26


  • INSITUCIÓN MOSSÈN ALCOVER 
El Ayuntamiento de Manacor, consciente de la grandeza de Antoni M. Alcover i Sureda (Manacor, 1862-Palma, 1932) y su obra, decidió la creación de un instituto público con que lleva su nombre como homenaje, testimonio de sus recuerdos, estímulo de estudio y ciencia, manifestación de afecto a nuestra tierra y nuestros valores y semilla de un gran árbol de cultura y armonía.
La Institución tiene como principales finalidades la conservación, reunión y provecho científico de todo el legado de Antoni M. Alcover por un lado, y por el otro, el estudio, investigación, conocimiento y promoción de la cultura popular de Mallorca.
- C/ Pare Andreu Fernández, 12
- (tel. 662 320 444)

  • IGLESIA DE NOSTRA SENYORA DELS DOLORS 
Situada en la plaça del Rector Rubí, en el centro de Manacor. Iniciada a finales del siglo XIX por iniciativa del rector Rubí, la obra fue encomendada al ingeniero naval José Barceló Runggaldier, que dibujó los planos y dirigió la obra. Gaspar Bennàssar continuó la obra de Runggaldier y construyó el campanario.

Parece ser que el solar donde se encuentra la parroquia ya era un lugar de culto en época musulmana. También es el lugar donde en 1248,justo después de la conquista de Jaume I, se situaba la iglesia de Santa Maria de Manacor. Como esta iglesia era muy pequeña ya en el siglo XIV se estaba construyendo otra, que se acabó en el siglo XVI, aunque el portal mayor era de finales del siglo XVIII y se encontraba en el lado del campanario. Esta fue la que se derribó para construir la actual. Quedan algunas partes de finales del siglo XVIII, como las capillas de San Antonio y San Francisco hasta la altura de las tribunas, las torres del antiguo frontis principal a los lados del campanario, parte de la sacristía de la Virgen y parte del campanario viejo a la capilla del campanario. Construida en estilo neogótico, presenta planta de cruz latina, de una sola nave con capillas entre los contrafuertes, con los brazos en el tramo anterior al presbiterio.

En la nave principal hay diez capillas, cinco a cada lado, y en el presbiterio hay una capilla a cada lado y el altar mayor. En cada brazo del crucero hay siete capillas, entre las cuales destacan las dos del fondo: una dedicada a la Virgen de la Inmaculada y la otra al Santo Cristo de Manacor.

- El horario de visita es de cada día de las 8.30 a las 12.45h y de las 17.30 a las 20.00 h.
- Entrada libre
- Tel. 971 55 09 83

  • PERLAS MAJÓRICA 
Los locales de exposición y venta se encuentran situados en la carretera de Palma a Artà, km. 47 de Manacor y en la Ctra. de les Coves, 33 de Porto Cristo.
Es el resultado de una gran investigación y realización de la perla artificial a partir de un proceso manual y con las mismas materias y características que las que produce la ostra. Se puede ver una demostración de la elaboración de las perlas en el mismo edificio donde se encuentra la tienda y la exposición.

Horarios: consultar pàgina Web

- Tel. 971 55 09 00 (Manacor)
- Tel. 971 86 92 50 (Porto Cristo)
















1 - 2 de 2

Cultura más adelante en Manacor

Exposiciones de artes plásticas o visuales, intervenciones o murales de artistas de calle, etc. Noches del arte, jardines de museos en los que se ofrecen programas artísticos, recitales poéticos, Jam Sessions, glosas improvisadas, etc. Teatro, danza, cine, música y artes experimentales. Performance. Bailes populares, el Baile de las Águilas, el Baile de los Cossiers, etc. Salida de gigantes, na Francinaina y Tòfol, los renacuajos, los gigantes ... Correfocs, demonios, fuegos artificiales. La batukada. Todas estas cosas forman parte de la cultura mallorquina, ya sean propias como si son cosas venidas de fuera. Son nuestras costumbres, es el arte y la mirada de los artistas, son los espacios polivalentes; es Rata Corner, es Casa Planas, es la Casa Museo Llorenç Villalonga, Blai Bonet y Pare Ginard, la librería Ideario, Es Baluard, Cine Ciudad, entre muchísimos otros. Somos nosotros curiosos de conocer, enamorados para saber, ilusionados para escuchar, fascinados de ver ... Es Qué Hacemos.