Cultura más adelante en Binissalem

Cultura
null
AYUNTAMIENTO DE BINISSALEM
El municipio de Binissalem se encuentra, prácticamente, en el centro de la Comarca des Raiguer, entre los términos municipales de Consell, Alaró, Lloseta, Inca y Sencelles.
Tiene una superficie de 29,8 Km2 y una población de unos 7.500 habitantes. Su altitud es de 139 metros por encima del nivel del mar y se encuentra en 22 km de la capital de la isla, Palma.
El nombre del pueblo, “Binissalem”, según los lingüistas, puede derivar bien de Banu Ssálam (“Hijos de la Paz”) o bien de Banu Ssálim (“Hijos de Ssálim”).

En Binissalem es fácil encontrar restos de la época talayótica, romana e islámica. De la primera época encontramos restos en Can Cabrit, Can Macià y el Claper de los Moros; y de la tercera, quedan en la zona de Robines, antiguo centro de poder local. También son testigos de esta época sus pozos y canales (reflejados en la toponimia local).
De una época más cercana, hablamos de finales del siglo XVIII y principios del XIX, hay en Binissalem edificios que han consolidado el pueblo como conjunto histórico-artístico (1983). Son el reflejo de una época de prosperidad económica que permitió la construcción de edificios muy importantes como Can Marc, Can Beltran, Can Garrover, Can n’Antic, Can Novell, Can Corneta, Can Tiró de Ses Bolles -con fachada de estilo manierista-, Can Ferrer, Can Gelabert -que tiene las salas decoradas con frescos de estilo pompeyano-, Can Sabater, Ca n’Enric Sureda, etc. Todos estos edificios conviven con otros más modernos que rompen, en cierto modo, el estilo arquitectónico del pueblo, a pesar de que son, también, el espejo de otra época de prosperidad.
Sin lugar a dudas, el edificio que destaca sobre todo el resto, por su altura y belleza, es la Iglesia de Nostra Senyora de Robines, construida con piedra del mismo pueblo.
En cuanto al mundo literario, Binissalem tiene dos escritores muy reconocidos: Llorenç Villalonga y Llorenç Moyà, los cuales plasmaron en sus obras la vida y las costumbres de la gente de Binissalem.
Finalmente, es posible destacar un rasgo lingüístico característico de Binissalem que comparte con otros pueblos de los alrededores como son Lloseta y Alaró: la “e abierta” en lugar de la “e neutra tónica” y que da a sus habitantes una manera de hablar muy diferenciada.

CASALS DE EPOCA EN BINISSALEM
Can Llorenç 
Los casales de Binissalem nos presentan uno de los conjuntos más notables de fachadas tradicionales de Mallorca. Nos ocupamos de las correspondientes a la época barroca. La evolución de estas fachadas tiene como punto de partida Can Llorenç, en el barrio del Pou Bo, donde el paramento está hecho de muro antiguo revocado. Destacan el portal redondo con dovelas y pilares de piedra viva, las ventanas pequeñas y, sobre todo, los dos portillos con inclinación lateral de la planta baja que son de una tipología cada vez menos conservada.


Can Sabater
No muy lejos, en la calle de la Concepción, Can Sabater muestra una fachada un poco más evolucionada, donde las ventanas de la planta superior se decoran. Sobre esta planta se levanta el porche, la presencia del cual todavía no tiene una repercusión estética en el acabado exterior.


Can Amengual 
En la plaza de la Quartera encontramos Can Amengual, un casal que ya presenta las formas propias del siglo XVIII. La planta baja aparece desvirtuada por aperturas posteriores, pero la planta noble conserva los balcones y las ventanas de época. El porche aparece aquí de forma evidente y contribuye con su hilera de ventanas a peraltar el alzado de la fachada. Un pequeño detalle a observar es el escudo con las armas de Amengual.


Can Tous
Dentro de una tipología parecida se encuentra Can Tous, con una fachada mixta de balcones y ventanas que se abren de forma alterna. De las ventanas del porche destaca la que tiene la ménsula de piedra de donde colgaba la polea para subir los sacos y almacenarlos.



Ca l’Ardiaca

Situadas a los extremos del paseo del Borne, se levantan dos casas del siglo XVIII que, en su momento, contribuyeron a enriquecer la tipología de los casales de época barroca. En primer lugar, encontramos Ca l’Ardiaca con una fachada muy racional centrada por la presencia simétrica del portal y del balcón en perfecta armonía. Al otro lado, ante la iglesia, se levanta la vicaría, ahora transformada, pero que en su época fue un edificio bastante interesante. Tenía el portal en la calle vecina y, mirando hacia el Borne, la fachada lateral con una galería de tres arcos a la italiana. Ésta fue un palco privilegiado sobre la vida social y festiva de tan singular espacio urbano.


Cal General Morante
Cal General Morante fue la antigua casa de Bellveure, porque en el siglo XVII los Gelabert, propietarios de la posesión, la compraron a los Palou que la habían hecho construir antes del 1673. Posteriormente el edificio fue de distintas familias hasta que, en el siglo XX, la adquirió Mateu Morante y Frau (1934), conocido militar por el cual se mantiene el topónimo actual.

Can Morante, tanto por su situación como por su buen estado es, sin duda, uno de los mejores casales de Binissalem. Su buque se levanta como un bloque compacto de piedra alineado de forma irregular con la calle, uno de los más importantes del pueblo, conocido históricamente con diversos nombres: de la SocorradaMajor o camino de Bellveure. La fachada presenta un juego simétrico de aperturas formado por cuatro ventanas y el portal redondo, rematado por un balcón en medio. Un detalle singular que lo emparenta con las casas señoriales de Palma, es el porche con columnas octogonales y el voladizo de madera.

En el interior destaca la entrada con el arco rebajado sobre pilastras y un curioso portal al fondo, rematado por un frontón triangular con plintos y bolas de piedra, todo de un estilo manierista popular. Tampoco podemos olvidar el interés del empedrado con dibujos geométricos formados por guijarros y piedras que lucen pulidos por el paso del tiempo.

Haz click para ver el mapa

Can Enric Sureda

Antes de seguir calle arriba, vale la pena que contempléis la fachada lateral de Can Enric Sureda. Fijaos en la armonía que tienen las tres ventanas abiertas en disposición triangular, remarcando un ritmo visual ascendente que encuentra su respuesta en la cuarta ventana abierta al porche.

Haz click para ver el mapa

Can Garriga

También conocida como Can Torró, Can Garriga es un casal singular que destaca por la longitud de su fachada y por el patio barroco que se levanta a continuación de la entrada. Este edificio, ya en 1728, era la casa más valiosa del pueblo, reconstruida sobre propiedades anteriores desde el siglo XVII. Las reformas se tienen que atribuir a los Garriga, una familia de notarios, y a sus sucesores, los Costurer, de los cuales fue un ilustre descendente el jesuita Jaume Costurer y Garriga (1657—1715).

La fachada mantiene el portal redondo de piedra viva, un balcón situado de forma asimétrica y una larga hilera de ventanas de amplia moldura en la planta principal. A través del camino de entrada se llega al patio que se asimila a los de la ciudad, al igual que el de Can Gelabert de la Portella. El conjunto destaca por los dos arcos carpaneles que se alzan sobre columnas de factura barroca. Muy cerca se encuentra la gran boca de la fuente con las varillas de hierro de las que cuelga la polea. A pesar de encontrarnos en un espacio arquitectónico inacabado, tenemos que decir que este lugar tiene un encanto particular, porque posee una romántica perspectiva hacia el jardín-huerto donde se levanta un típico cenador con columnas y bancos de piedra.

Haz click para ver el mapa

Can Marc 

Can Marc es otro buen ejemplo de casal de la época barroca que destaca por la fachada de principios del siglo XVIII, posteriormente reformada sobre 1770 con tres balcones decorados con hierros artísticos de estilo Luís XV. Esto explica la asimetría que se observa entre el portal redondo y el balcón central.

Casa principal de la familia Salom de la Torre, el edificio se conserva de forma espléndida y mantiene todos los elementos propios de lo que era una casa de la “mà major binissalemera”. Destacan la bodega, los dos cubos, los establos, el corral y el huerto trasero, además de los interiores.Una de las mejores partes de Can Marc es la planta baja, donde aparece la entrada con dos arcos que remarcan las tres crujías existentes. En la del fondo se levanta la caja de escalera que da acceso a la planta superior. Desde la entrada hay un portal directo a la bodega y también se pasa a los estudios, el comedor y la cocina. La presencia de algunos muebles típicos ayuda a reavivar el ambiente tradicional de la casa mallorquina

Haz click para ver el mapa

Can Moià 

Por último, queremos remarcar la existencia de numerosos casales situados en el centro histórico de Binissalem que se adaptan, en más o menos variantes, a las tipologías comentadas. Algunos de ellos están un poco apartados como, por ejemplo, los que hay en Robines: Can Moià, Can Julianoi, Can Garrover, etc. Un buen complemento de las casas son las dependencias anexas donde se abren bellos garajes para los carros y las tapias que cierran corrales y huertos.

Haz click para ver el mapa


GASTRONOMÍA EN BINISSALEM

Binissalem cuenta con una rica gastronomía. Son claros ejemplos de ella los Fideus des Vermar, plato típico que se comía durante la época de la vendimia elaborado a base de carne de oveja vieja y fideos gruesos, y el Arròs amb Salseta, que se come durante la época de matanzas y que consiste en elaborar una salsa a base de hígado, carne magra y panceta que después se mezcla con arroz hervido.

CASAS DE POSESIÓN EN BINISSALEM

Apuntes sobre el territorio: las caballerías.

Desde el siglo XIII, las tierras de Binissalem quedaron bajo el dominio de varias caballerías. Eran territorios feudales sujetos a derechos dominicales y a jurisdicción civil y criminal, en el caso de las llamadas “caballerías mayores”, propios de la alta nobleza. Las primeras caballerías fueron concedidas después de la Conquista (1229) a los magnates y a sus porcioneros; posteriormente, éstos vendieron sus tierras en enfiteusis.

En Binissalem, la que contó con más territorio fue Morneta, que iba desde el mismo pueblo hasta el término de Lloseta. Fue de los Torrella desde el 1282 hasta el siglo XVIII y después de sus sucesores. Le seguía en importancia territorial la de las Dones de Jonqueres, que se extendía hacia Robines y Biniagual. Su origen se encuentra en la donación de la vizcondesa de Bearn, viuda de Guillem de Montcada, el 1260 a las monjas de Santa Maria de Jonqueres, las cuales habían fundado un convento (1214) en Sant Vicenç de Jonqueres (Sabadell). La de la Bauçana había estado de Guillem de Montgrí, sacristán de la Sede de Girona, quién la vendió a la familia Bauçà y de ésta, el 1336, pasa al Capítol de la Seu, propietario hasta la abolición de las caballerías en el siglo XIX. Hacía deslinde con las dos anteriores y llegaba hasta Sencelles. Por último, había una caballería menor llamada de En Bestard, o de “La Torre”, de territorio disperso que se repartía por Binissalem, Alaró, Consell y Santa Maria del Camí. También de origen muy antiguo, fue de la familia homónima hasta el siglo XVI y después de diferentes propietarios.

Morneta

Los dos casales de posesión que ahora describiremos pertenecen a una tipología monumental del siglo XVII, que encontró en la riqueza de las canteras de la zona un área geográfica ideal para su construcción.

Estos casales son particularmente bellos por sus fachadas que se ciñen a las pautas más puras del tradicionalismo isleño: paramentos de grande alzado o longitud con sillares de piedra vista, portales redondos y de arco plano, balcones y ventanas de distintas tipologías, etc. Citemos algunos ejemplos: Son Torrella de Santa Maria del Camí, Solleric y Can Xalet d’Almadrà de Alaró y Bellveure y Morneta de Binissalem. No podemos separar del conjunto S’Estorell Vell, una antigua posesión binissalemera hoy en el término de Lloseta.

LUGARES DE INTERÉS 

Cuando se visita Binissalem, se tiene que tener en cuenta que el núcleo histórico queda a cierta distancia de la carretera de Palma a Inca. La aldea que rodea la mencionada carretera, caracterizada por un urbanismo anárquico, puede confundir y disuadir el visitante distraído que crea que el pueblo empieza allí mismo, aunque, de hecho, así sea.

La ubicación geográfica de la villa —cerca de una vía de comunicación importante— fue una de las ventajas para el desarrollo económico y social. El hecho que el centro se encontrara a cierta distancia contribuyó al hecho que la trama urbana se mantuviera intacta durante siglos.

Cuando se parcelaron y establecieron estas tierras, el pueblo creció hacia el sur y al este hasta la carretera. El trazado histórico del pueblo, a partir de la fundación oficial en 1300, se había desarrollado alrededor de los núcleos primitivos más antiguos, anteriores a la Conquista. La población se esparció hacia el sur, así como hacia las tierras que rodeaban dos ejes principales: el que parte de la plaza de la Quartera al camino de Selva y el de Pere Estruch a Robines.

Desde la estación, hay que dirigirse hasta la plaza de la Iglesia, desde dónde es fácil organizar dos recorridos geográficos del entorno.

Desde el interior del pueblo se descubre uno de los conjuntos arquitectónicos más notables de Mallorca, alabado por muchos de los viajeros del siglo XIX, así como por toda una serie de escritores locales y foráneos del siglo XX. A pesar de que el entorno paisajístico del término es excepcional, aquello que sorprende y admira el visitante es la arquitectura en piedra —la conocida piedra de Binissalem. La Plaça de l’Església y sus alrededores


1 - 1 de 1

Cultura más adelante en Binissalem

Exposiciones de artes plásticas o visuales, intervenciones o murales de artistas de calle, etc. Noches del arte, jardines de museos en los que se ofrecen programas artísticos, recitales poéticos, Jam Sessions, glosas improvisadas, etc. Teatro, danza, cine, música y artes experimentales. Performance. Bailes populares, el Baile de las Águilas, el Baile de los Cossiers, etc. Salida de gigantes, na Francinaina y Tòfol, los renacuajos, los gigantes ... Correfocs, demonios, fuegos artificiales. La batukada. Todas estas cosas forman parte de la cultura mallorquina, ya sean propias como si son cosas venidas de fuera. Son nuestras costumbres, es el arte y la mirada de los artistas, son los espacios polivalentes; es Rata Corner, es Casa Planas, es la Casa Museo Llorenç Villalonga, Blai Bonet y Pare Ginard, la librería Ideario, Es Baluard, Cine Ciudad, entre muchísimos otros. Somos nosotros curiosos de conocer, enamorados para saber, ilusionados para escuchar, fascinados de ver ... Es Qué Hacemos.